Compartir

Héctor “Tito” Moldú, hizo el bolso y se fue como, cuando tenía un evento muy temprano al cual representar a Tornquist, como cuando preparaba la toalla, la remera y las zapatillas (esas que siempre lo llevaban al podio, o lo dejaban muy cerca).

Atrás quedamos nosotros, quienes lo admiramos por su garra y pasión en el deporte, sus amigos, sus familia y sus clientes leales de todos los días, aquellos pibes que se llevaban una fruta (si la pedían, no si la robaban).

Los últimos años cada aniversario de vida, incluía una caravana de grandes y chicos, que se daban un “trote”, para homenajearlo.

Siempre decía en cada nota que se le hacía, “en Tornquist tenemos que estar unidos, en la vida y en el deporte”.

“Tito” como lo conocían todos, en la ciudad y en la región, se ganó el respeto de todos, tuvo muchos amigos y los rivales siempre fueron del deporte, aún así lo admiraban, estuvo en cuanta carrera pudo y su tiempo se lo permitía, siempre y cuando claro “Fofó” le hiciera el aguante.

Un deportista que supo ganarse un lugar en la grilla de los organizadores de carreras, que de joven lo llamaban para participar, de grande para demostrar en su categoría que aún en la tercera edad, si uno quiere, puede.

Con este singular “verdulero”, quienes vivimos en Tornquist, sentimos que cumplimos con él, ya que tuvo varios homenajes en vida, (como debiera ser en muchos casos) inclusive el H.C.Deliberante invitó especialmente a su recinto, a este vecino descollante del atletismo, para reconocerlo.

Quedan los trofeos, las anécdotas, las carreras ganadas y ésta, que no pudo sortear, la carrera por su salud, que lo tuvo desde hace un tiempo atrás hospitalizado.

Se fue y con esa costumbre de “picar primero”, esta vez nos hizo trampa, como si nos hiciera un guiño de ojos, picó primero y nos dejó atrás, seguro que al final lo encontraremos en algún momento, por ahora sólo nos queda recordarlo, pasar por su casa y decir al que no sabe … “Che, acá sabía vivir Tito, un grande, no lo conociste ???? uh no sabes lo que era”…

Chau Tito, gracias por tus locuras de grande, tus carreras ganadas, y tus consejos, por tus notas dadas a nuestros micrófonos y por tu tiempo, buena carrera… te vamos a extrañar…