Compartir

Habrá un nivel de faena similar al de este año. Las exportaciones argentinas crecerán alrededor del 16%.

El efecto de la exportación y la competitividad promovida por el tipo de cambio, sumadas a la reducción de la oferta y a los tres años de pérdida de valor de la carne y de la hacienda en términos reales, generarán una modificación en el ciclo de precios que provocará una suba del ganado y una actualización del precio de la carne respecto de la inflación.

En pocas palabras, todas las condiciones están dadas para que en 2019 la carne aumente.

Esto se desprende de un informe elaborado por profesionales del CREA, Perspectivas Ganaderas 2019, en el que se anticipa un buen año climático, una faena similar a la de 2018 y exportaciones crecientes que ubicarían a la Argentina entre los primeros cinco países exportadores de carne a nivel mundial. En contraposición, se espera que el rodeo nacional deje de crecer y una reducción en la oferta para el consumo interno, con una recuperación de precios.

Según el estudio, el precio de las categorías livianas para consumo se encuentra en un mínimo histórico en relación a los niveles de faena actuales, mientras que el novillo se ubica en los mejores valores en referencia a su historia.

Por el contrario, los precios de la vaca están por fuera de la serie histórica de precios, traccionados por la demanda del mercado chino, lo que comienza de definir cambios en la estructura de la demanda del mercado de carne.

“En cuanto al análisis del resultado de los negocios ganaderos -indica el documento-, hoy los números son ajustados, y serían positivos siempre y cuando los precios se incrementen en términos reales”.

En cuanto al mercado externo, aunque se visualiza un estancamiento de la demanda global de carne, se vislumbra un crecimiento de las exportaciones argentinas del orden del 16%, ubicándose en unas 600.000 toneladas equivalente res con hueso.

El incremento estaría explicado en gran medida por ventas hacia el mercado chino, que concentraría hasta un 60% del volumen exportado.
A su vez, la apertura del mercado estadounidense también define una tendencia y genera grandes expectativas. Aunque la cuota actual de 20.000 toneladas sin aranceles representa sólo un 3% del volumen exportado total, tiene un gran impacto, por ser el país del norte un referente mundial en términos de estatus sanitario, lo que podría facilitar las negociaciones para el ingreso a otros países con carne de alto valor.

Fuente La Nueva