¿Por qué se celebra hoy el Día del Martillero y Corredor Público?

El martillero es el encargado de vender en pública subasta bienes encomendados por tercero. En cambio el corredor público es el encargado de poner en contacto las partes.

Hoy se celebra el Día del Martillero y Corredor Público, instituido en esta fecha como homenaje a la Asamblea Constitutiva de pioneros y forjadores de la profesión, llevada a cabo en la ciudad de Tandil en 1943, con la intención de formar una Asociación, Federación o Colegio de Martilleros y Corredores Públicos.

El 22 de diciembre de 1945, en asamblea llevada a cabo por la Federación Argentina de Entidades de Martilleros, se declaró «Día del Martillero Público» el 11 de octubre, en conmemoración de aquella originaria asamblea que significó su fundación.

En agosto de 1986, en San Juan, se declaró que también en esa fecha quedaba fijado como «Día del Corredor Inmobiliario». Por eso, la razón de ser del «Día del Martillero y Corredor Público».

Si bien la fecha de celebración de los martilleros y los corredores públicos es la misma, se establece una diferencia entre ambos trabajos.

El martillero es el encargado de vender en pública subasta bienes encomendados por terceros, es decir, en ese acto el martillero representa a una de las partes. En cambio el corredor público es el encargado de poner en contacto las partes. Los profesionales desarrollan dos sistemas de ventas distintos.

Esta actividad, desde su reglamentación en el Código de Comercio, hace 150 años, fue evolucionando hasta convertirse en una profesión a la que se accede con título universitario, a partir de a sanción de la Ley Nº 25.028. Esta decisión ofreció jerarquización a la profesión.

Aprovechando la oportunidad, se recuerda la importancia de realizar las operaciones por intermedio de un profesional matriculado.

Su intervención y asesoramiento asegura a ambas partes, comprador y vendedor, una operación justa y sin riesgos, por lo tanto y para evitar caer en manos fraudulentas que alegando ser profesionales o asegurando un buen negocio, causen una desagradable sorpresa que pueda determinar hasta la perdida de todo su patrimonio o inversión es necesario recurrir siempre a una inmobiliaria que tenga a su frente a un profesional matriculado.

Este profesional no solo orientará y aconsejará acerca de su mejor opción de negocio sino que también se asegurará de que el mismo se realice con la transparencia que esta operación requiere, para esto el corredor se asegurará de comprobar la existencia de los instrumentos (títulos, certificados del registro de la propiedad y las personas, deudas de impuestos, etc.) que acrediten la
propiedad del inmueble asegurando a su vez, a ambas partes, el precio justo de la propiedad”.

Hay que tener en cuenta que esta profesión no puede ser asumida por personas sin la capacitación necesaria.

Fuente La Nueva

You might also like More from author

Comments are closed.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com