Compartir

La siguiente es una nota de Blas Saric, que abre otra puerta al debate, sobre el conflicto que mantienen los empleados papeleros con la fábrica Interpack.

A continuación el texto de la nota:

“Me hago esa pregunta cada mañana que no puedo ir a mi lugar de trabajo debido a la situación desencadenada la última semana en Tornquist.

Pregunto a todos los involucrados, empleados, periodistas, sindicalistas, concejales y referentes políticos ( a los cuales les dedico un párrafo aparte ), alguien se preguntó que dice la ley al respecto?, con esa sola pregunta muy rápidamente quedaría solucionado el conflicto.

Todos podemos tener opiniones y posturas diferentes frente a un hecho, siempre dependiendo de cómo el mismo nos afecte claro está. Pero nos guste o no, somos parte de un estado de derecho, y por lo tanto ante cualquier situación de conflicto, siempre lo primordial es ajustarse a dicho estado. Si no lo hacemos y cada cual actúa en función de lo que le parece que está bien o mal, que futuro nos espera?.

Mis derechos terminan donde comienzan los del resto, es algo que debemos tener muy claro como sociedad, muy básico y fundamental, y en este caso claramente nos importa muy poco el derecho del resto de los trabajadores a los que se les impide el ingreso a la planta, o el de los camioneros del lugar, o el derecho a la propiedad privada. Si no podemos entender esto, lo único que construimos es decadencia.

Es seguro que de esta manera no se sostienen fuentes laborales y menos aún se alienta la inversión o se construye un país pujante. Solo repasemos la historia. Mientras los estados ordenados, que respetan las normas crecen, la Argentina….bueno ya todos sabemos cómo estamos. Miremos los últimos 50 años y no hace falta aclarar mucho más.

Con respeto a los concejales, referentes políticos y líderes sindicales, son conscientes que promueven la anarquía?, lo hacen adrede, o no lo pensaron?, cualquiera de las respuestas no es buena. Tratar de sacar provecho político de este conflicto es más que bajo. A los concejales les pagamos un sueldo para más que eso. De hecho debieran velar para que las leyes se cumplan, ya que son parte del poder legislativo, pero bueno claramente no lo ven así, o no se dan cuenta, no sé que es peor.

Para terminar, vuelvo sobre el tema fundamental, me ilusiono con un pueblo y un país, donde respetemos la ley y los derechos de los demás, nos guste o no, es la única manera de poder convivir y construir una sociedad moderna”.

Blas Saric – D.N.I. 27311359