Compartir

El vocero de la Armada, Enrique Balbi, informó públicamente que un nuevo reporte corroboró la hipótesis más temida sobre la desaparición del submarino desaparecido ARA San Juan.

“Recibimos un parte desde Austria que confirma lo que había reportado ayer el gobierno nortemericano. El parte informa que se registró un evento anómalo, singular, corto, no nuclear, violento, consistente con una explosión, dijo Balbi.

El capitán de la Armada dejó en claro que “la búsqueda continúa de la misma manera” y precisó que una flota de la más alta tecnología trabaja en el lugar para realizar todo tipo de estudios.

“Lo contundente es que desde dos fuentes distintas obtenemos casi la misma información, porque a las 10.15 llegó este reporte que geolocaliza este evento casi en el mismo lugar del que lo hizo el informe de ayer”, explicó Balbi.

El siniestro se dio a 430 kilómetros de la costa, a unos 60 kilómetros de la última ubicación reportada por el comandante del ARA San Juan. “Hubo una explosión en el submarino”, reiteró el vocero, ante las preguntas de los periodistas.

A la hora de conjeturar sobre los motivos de la explosión, Balbi dijo que “no hay motivos para pensar que la falla en las baterías que había sido reparada provocó el siniestro”.

Después, el vocero aclaró que “académicamente, siempre que se habla de una explosión en un submarino en inmersión se habla de implosión”.

Por primera vez, el parte de la fuerza se dio dentro del edificio Libertad y no en las escalinatas. Esto se corresponde con el cambio de panorama que tuvo la investigación desde la tarde del miércoles.

Minutos antes del comienzo de la conferencia, el parte fue dado a los familiares, que se concentraban en la Base Naval de Mar del Plata. Al término de la reunión, muchos de ellos salieron en estado de desesperación y crisis de nervios. Algunos reciben atención médica.

Fuente TN.com

A woman looks at messages and signs in support of the 44 crew members of the missing at sea ARA San Juan submarine, placed on a fence at an Argentine Naval Base in Mar del Plata, Argentina November 22, 2017. REUTERS/Marcos Brindicci