Compartir

Los y las dirigentes y militantes del Partido Justicialista de la Provincia de Buenos Aires, repudiamos las versiones de extorsión a intendentes peronistas como parte de una presunta estrategia electoral de CAMBIEMOS.

Los “carpetazos” y falsas denuncias públicas que carecen de sustento jurídico son un mecanismo que atenta contra la democracia y que está muy lejos de la premisa que prometió el propio Gobierno: consolidar una Justicia libre e independiente.

Si Durán Barba ve que a CAMBIEMOS no le dan los números, tendría que hacer una autocrítica y no apelar al engaño, como ya hizo en el 2015 y 2017, para sostener un modelo que es, justamente, insostenible.

El rechazo hacia el gobierno no es por otra cosa que su propia  incapacidad. Con más de 210mil despidos en 11 meses, la pérdida del salario real más alta desde el 2002 y una inflación acumulada del 145%, lo esperable sería que concentren toda su energía en buscar herramientas para paliar y resolver el desastre social y económico al que están condenando a las argentinas y los argentinos.

Los y las bonaerenses están hartos de pagar tarifazos imposibles; de sufrir constantemente cortes de suministro de agua y luz porque las empresas prestadoras, a quienes el Gobierno les autoriza subas ridículas, no invierten ni dan respuesta; de vivir con angustia porque no llegan a fin de mes y temen perder su empleo.

Les pedimos a los funcionarios de CAMBIEMOS  que construyan gobernabilidad ocupándose de lo que  realmente le duele y preocupa a la gente de la Provincia y de toda la Argentina, y que dejen de intentar hacer daño con mentiras a intendentes que junto a las organizaciones sociales hoy son quienes ponen la cara  todos los días y contienen los efectos de la crisis para que no sea aún peor.

Adhiere PJ Distrito de Tornquist