La Unidad Sanitaria Dr. Emilio Aldaya, por el camino de importantes cambios

El doctor Gustavo Díaz, a cargo de la jefatura de la entidad desde 2015, aseguró que una de las asignaturas pendientes es contar con una mayor infraestructura y más personal. Se atienden 11 mil consultas por año.

Según el doctor Gustavo Díaz, jefe de la Unidad Sanitaria Dr. Emilio Aldaya desde julio del año pasado (es especialista en pediatría y en medicina legal y forense) la entidad atraviesa la senda de los cambios profundos.

“Debe adecuarse al crecimiento de la población y para ello se necesita acompañamiento político. Apunto a trabajar en eso”, dijo.

“Necesitamos mayor infraestructura; esa es una asignatura pendiente que ya hemos planteado al intendente Sergio Bordoni. Es muy reciente, pero tenemos que comenzar a planificar un hospital menor”, indicó.

Díaz aseguró que el intendente avaló esta idea y que se avanzará en su concreción.

“Ya le envié todos los escritos, estadísticas y la evaluación de la situación. En materia de salud deberíamos planificar a Sierra de acá a 30 años”, indicó.

Asimismo, aseguró que como la población se duplicó, la demanda también es mucho mayor y, a veces, los excede.

Según las estadísticas, la Unidad atiende 11 mil consultas al año aproximadamente y 200 radiografías mensuales además de variedad de especialidades.

“Otra de las necesidades es una nueva ambulancia con mayor equipamiento para transporte en ruta”, dijo.

Por otra parte destacó la labor de las integrantes de la cooperadora.

“Son fuera de serie, son el motorcito imprescindible de la institución. Contribuyen al equipamiento aunque, en este sentido, la responsabilidad mayor la tiene el municipio”, resaltó.

La sala cuenta con guardias activas de chofer de ambulancia y enfermero, quienes realizan turnos de doce horas cada uno. También hay guardias pasivas de médicos aunque no cuentan con uno cada 24 horas. Díaz explicó que para poder realizar guardias activas se les debería brindar un espacio adecuado donde quedarse a dormir.

“La Unidad Sanitaria no es una estructura compacta y cerrada. Si la comunidad no viene, nosotros debemos ir hacia ella para trabajar en la atención primaria de la salud”, añadió.

Retornó a la localidad una vez completados sus estudios en 2003. Está casado con Lucrecia Dube, médica también aquí desde hace 21 años. Tienen 2 hijos: Florencia, de 16 y Joaquín, de 12. Es Bombero Voluntario desde hace 10 años. Concluyó el mandato de presidente del Club Atlético Ventana y también del Circulo Médico.

La Cooperadora de la US

La Asociación Cooperadora no tiene injerencia en la organización y funcionamiento del organismo de la Sala pero conoce las necesidades que surgen día a día y trabaja para beneficiar a la institución, a los residentes y a los visitantes.

En estos años la Cooperadora logró mejoras edilicias, ampliaciones y mantenimiento y compra de mobiliario, electrodomésticos, ropa de blanco y equipos médicos (balanzas, procesador de placas, equipo completo para ambulancia, termómetros digitales, desfibrilador cardíaco).

En los últimos años, la población estable de la localidad ha aumentado significativamente y ese número se duplica y hasta triplica en temporada alta, fines de semana largos, Fiestas de Reyes, Carnavales y Semana Santa por la gran cantidad de turistas que se reciben. Esto se ha reflejado en mayor cantidad de pacientes atendidos, excediendo por momentos la capacidad humana y el espacio físico de atención.

“Lo destacable es que a pesar de lo poco que se tiene, las enfermeras y médicos son de primera y dan todo de sí para brindar a los pacientes la mejor atención. También nuestro grupo es homogéneo y de trato cordial”, dijo Cristina Zanatta de González, presidenta de la Cooperadora.

Fuente La Nueva.com

Sala Sierra

You might also like More from author

Comments are closed.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com