Incendio en La Gran Cabaña - Nota particular de un turista

Regionales 10/09/2014
Incendio en La Gran Cabaña - Nota particular de un turista
Incendio en La Gran Cabaña - Nota particular de un turista

Sr Director:

El motivo de la presente es contar y que sea pública la situación que vivimos algunos de los huéspedes que estábamos alojados en el Complejo "La Gran Cabaña" ubicado en Villa Ventana y el cual sufriera un incendio devastador el pasado domingo a la madrugada.

El momento vivido más allá de lo traumático para cada uno de los que allí estuvimos se vio incrementado por la incertidumbre vivida ya que en mi caso supe del incendio por esas cuestiones del destino en las que fui llevado a mirar por la ventana luego de constatar el corte de luz en mi cabaña.

En ese momento las llamas ya sobrepasaban los techos de las cabañas vecinas y en ningún momento habíamos sido alertados del siniestro ni había sonado ninguna alarma de incendio en el Complejo.

Ello doblemente grave teniendo en cuanta el alto nivel inflamable del material que están construidas las cabañas. No obstante, logramos evacuar las cabañas sin ninguna ayuda ni de personal del lugar ni Policía ni Bomberos que al momento todavía no se habían hecho presentes.

Tampoco fuimos dirigidos a ningún lugar para poder sobrellevar el momento ni acompañados debiendo en mi caso, y luego de consultar en hoteles de la zona (por ejemplo El Mirador) y ante la negativa de recibirnos pese al momento que habíamos vivido y estando con dos nenes de 4 y 5 años, emprender el regreso a mi ciudad de origen (Santa Rosa) sin siquiera poder reponerme del shock del momento vivido.

Tampoco al momento he recibido respuesta del titular de las cabañas por algunas pertenencias que nos quedaron en la misma las cuales tienen cierto valor tanto material como afectivo, ni ninguna comunicación que nos informe ni nos pida disculpas ya que creo fehacientemente que el incendio se produjo por una falla humana debido a la falta de profesionalidad e improvisación del personal que allí trabaja.

Por último, estoy convencido que la buena suerte, Dios (o en lo que cada uno crea) o alguna mano bendecidora no permitieron que en el lugar haya habido víctimas fatales ni heridos, aunque creo que estuvo todo dado para la situación fuera peor, solo el trabajo de los Bomberos evitó que hoy no tuviéramos que estar lamentando pérdidas humanas y que yo les pueda estar escribiendo estas líneas con la tranquilidad de que ello solo quedará en una anécdota más tanto para mí como para mi familia.

Bruno Cazenave 24.061.528

Cartel