Israel se pone en campaña y busca respaldo para contener los pedidos de captura de la Corte Penal Internacional

Francia, Bélgica y Eslovenia ya apoyaron la iniciativa del fiscal de la Corte Penal Internacional de la ONU, con sede en La Haya, contra líderes israelíes y del grupo terrorista Hamas

El Mundo 21/05/2024
Israel se pone en campaña y busca respaldo para contener los pedidos de captura de la Corte Penal Internacional
Israel se pone en campaña y busca respaldo para contener los pedidos de captura de la Corte Penal Internacional

JERUSALÉN.– El canciller israelí, Israel Katz, viajó ayer a Francia en un intento de contener las consecuencias de la decisión del fiscal de la Corte Penal Internacional de pedir órdenes de arresto contra líderes israelíes y de Hamas, una iniciativa respaldada por varios países europeos, incluida Francia, un aliado clave.

Francia, Bélgica y Eslovenia expresaron su apoyo a la iniciativa del fiscal de la CPI, Karim Khan, que acusó al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu; a su ministro de Defensa, Yoav Gallant, y a tres líderes de Hamas –Yahya Sinwar, Mohammed Deif e Ismail Haniyeh– de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad en la Franja de Gaza e Israel.

Su apoyo dejaba al descubierto las divisiones en la estrategia occidental hacia Israel y agravaba el aislamiento internacional del país por su conducta en la guerra en Gaza.

Las reuniones del canciller Katz con su homólogo francés y otros funcionarios de alto nivel podrían marcar la pauta de cómo gestionan los países esas órdenes –si es que llegan a emitirse– y si podrían suponer una amenaza para los líderes israelíes.

Una niña mira un cartel del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, durante una protesta a favor de los palestinos en Estambul, Turquía, el domingo 21 de abril de 2024.

Israel aún cuenta con el apoyo de su principal aliado, Estados Unidos, así como de otros países occidentales que se posicionaron en contra de la decisión. Pero si las órdenes se emitieran, podrían complicar los viajes internacionales para Netanyahu y Gallant. Israel no forma parte del tribunal.

Mientras crecían los efectos de la decisión del fiscal, la violencia continuaba en la región. Al menos siete palestinos, incluido un médico local, murieron en una redada israelí en la ocupada Cisjordania, según autoridades de salud palestinas.

En su comunicado el lunes por la noche sobre las peticiones de órdenes de arresto, Francia dijo que “respalda a la Corte Penal Internacional, su independencia y la lucha contra la impunidad en todas las situaciones”.

“Francia ha advertido durante muchos meses sobre el imperativo del cumplimiento estricto del derecho internacional humanitario y en particular sobre la naturaleza inaceptable de las pérdidas civiles en la Franja de Gaza y el acceso humanitario insuficiente”, añadió el comunicado.

Francia tiene una gran comunidad judía y estrechos lazos comerciales y diplomáticos con Israel, que sus líderes visitan con frecuencia.

Por su parte, la ministra de Asuntos Exteriores belga, Hadja Lahbib, dijo en una publicación en X que “los crímenes cometidos en Gaza deben ser procesados al más alto nivel, sin importar quiénes sean los responsables”.

Netanyahu y otros líderes israelíes tacharon la decisión del fiscal de vergonzosa y antisemita. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, también criticó al fiscal y respaldó el derecho de Israel a defenderse de Hamas. Gran Bretaña dijo que la iniciativa “no ayuda”, y que la CPI no tiene jurisdicción en ese caso, mientras que República Checa, un país aliado de Israel, calificó la decisión de Khan de “lamentable y completamente inaceptable”.

Un comité de tres jueces decidirá si emite las órdenes de arresto y permite que el caso siga adelante.

Israel ha enfrentado crecientes críticas incluso de sus aliados más estrechos por la guerra en Gaza, que ya está en su octavo mes. Más de 35.000 palestinos han muerto, según el Ministerio de Salud de Gaza, que no distingue entre civiles y combatientes en su conteo. La guerra ha desencadenado una crisis humanitaria que ha desplazado a buena parte de la población del enclave costero y provocado hambruna en algunas zonas, algo que según Khan Israel ha empleado como “método de guerra”.

La guerra comenzó el 7 de octubre, tras un ataque mortal de Hamas en el que milicianos de Gaza cruzaron a Israel y mataron a unas 1200 personas, en su mayoría civiles, además de llevarse 250 rehenes. Khan acusó también a los líderes de Hamas de crímenes contra la humanidad como exterminio, asesinato y violencia sexual.

Desde que comenzó la guerra, la violencia también se ha disparado en Cisjordania.

Al menos siete palestinos murieron este martes en una incursión israelí en el campo de refugiados de Jenin y la ciudad contigua del mismo nombre, según el Ministerio de Salud palestino. Hace tiempo que la zona es un baluarte de la lucha armada contra Israel.

El Ejército dijo que sus fuerzas habían atacado a milicianos en la operación, mientras que el grupo armado Jihad Islámica Palestina dijo que sus combatientes se habían enfrentado a las fuerzas israelíes.

Sin embargo, según Wissam Abu Baker, director del Hospital Gubernamental de Jenin, uno de los muertos era el especialista de cirugía del centro Ossayed Kamal Jabareen. Murió cuando se dirigía a trabajar, dijo Abu Baker.

Jenin y el campo de refugiados, considerados como un núcleo de militancia, ya eran objeto de frecuentes incursiones israelíes mucho tiempo antes de la guerra en Gaza.

Desde que comenzó la guerra, casi 500 palestinos han muerto en combates en Cisjordania, muchos de ellos milicianos, así como otros que arrojaron piedras o explosivos a las tropas. También han muerto personas que no participaban en los enfrentamientos.

Agencias AFP y DPA