Un ejercicio militar de China rodea a Taiwán como “fuerte castigo” y promete “sangre”

Las autoridades chinas lanzaron movimientos en los alrededores de la isla como “castigo” por los comentarios “separatistas” del nuevo presidente taiwanés

El Mundo 23/05/2024
Un ejercicio militar de China rodea a Taiwán como “fuerte castigo” y promete “sangre”
Un ejercicio militar de China rodea a Taiwán como “fuerte castigo” y promete “sangre”

PEKÍN.- China inició este jueves dos días de ejercicios militares “alrededor de la isla de Taiwán” como “fuerte castigo” por “los actos separatistas” en este territorio tras la investidura de un nuevo presidente que es visto por Pekín como una amenaza.

Considerado por las autoridades comunistas como un “peligro separatista”, Lai Ching-te asumió el lunes como presidente con un discurso en el que celebró la democracia de Taiwán e instó a China a “cesar su intimidación política y militar”.

China lanzó el 23 de mayo lo que llamó ejercicios

China, que reivindica su soberanía sobre esta isla gobernada separadamente desde 1949 y que nunca ha descartado el uso de la fuerza para tomar su control, denunció sus palabras como una “confesión de independencia”.

Las maniobras empezaron el jueves temprano con el despliegue de aeronaves y barcos militares “alrededor de la isla de Taiwán” para poner a prueba sus capacidades de combate, anunció el Ejército Popular de Liberación de China.

Los ejercicios, que incluyen al ejército, la marina, la fuerza aérea y la unidad de cohetes, se están llevando a cabo en el Estrecho de Taiwán, el norte, sur y este de la isla, así como en áreas alrededor de las islas de Kinmen, Matsu, Wuqiu y Dongyin, detalló el anuncio.

Se trata de “un fuerte castigo por los actos separatistas de las fuerzas de independencia de Taiwán y una severa advertencia contra la interferencia y provocación de fuerzas externas”, dijo Li Xi, vocero del comando militar.

Además, son una “advertencia seria” dirigida a los “independentistas” de la isla, que acabarán “ensangrentados”, señaló un vocero de la diplomacia china, Wang Wenbin.

Los medios estatales dijeron que China envió docenas de aviones de combate con misiles reales y realizó ataques simulados, junto con buques de guerra, contra objetivos militares de alto valor.

Los ejercicios se producen apenas tres días después de que Lai asumiera el cargo. China, que considera a Taiwán gobernado democráticamente como su propio territorio, denunció el discurso de toma de posesión de Lai el lunes, en el que lo instó a detener sus amenazas, diciendo que los dos lados del estrecho “no estaban subordinados el uno al otro”.

Un avión de combate Mirage 2000 de la Fuerza Aérea de Taiwán se acerca para aterrizar en una base de la fuerza aérea en Hsinchu, en el norte de Taiwán, el 23 de mayo de 2024.

El martes, el Ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, calificó a Lai de “vergonzoso”.

Lai ofreció repetidamente conversaciones con China, pero han sido rechazadas.

Las autoridades taiwanesas respondieron de inmediato a los ejercicios militares y movilizaron sus fuerzas marítimas, aéreas y terrestres. ”Continuaremos defendiendo los valores de la libertad y la democracia”, aseguró el presidente Lai.

“Permaneceré en primera línea con nuestros hermanos y hermanas en el ejército para defender juntos la seguridad nacional”, añadió.

En coordinación con el ejército, la Guardia Costera de Taiwán desplegó su flota para “monitorizar los movimientos en las aguas marítimas circundantes” y defender “la soberanía y la seguridad del país con una actitud firme”.

El presidente de Taiwán, Lai Ching-te, en el centro, posa para fotografías con miembros de la infantería de marina durante una visita para inspeccionar las tropas militares en Taoyuan el 23 de mayo de 2024.

Taiwán desplegó cuatro aviones de combate desde la base de Hsinchu, a unos 60 km al suroeste de Taipéi.

En unas imágenes difundidas por la Guardia Costera taiwanesa en redes sociales, aparecen oficiales instando a los buques chinos, por un altavoz, a abandonar el lugar.

Sus movimientos afectan al orden y a la seguridad de nuestro país, den media vuelta y dejen nuestras aguas lo antes posible”, señala uno de ellos.

Un alto funcionario de Taiwán dijo que los ejercicios eran parte de un escenario que Taiwán había anticipado. En el período previo a la inauguración de la nueva presidencia, los funcionarios de Taiwán habían dicho que estaban vigilando los movimientos militares chinos.

Una pantalla muestra una cobertura noticiosa de los ejercicios militares de China alrededor de Taiwán, en Pekín el 23 de mayo de 2024.

Las relaciones entre Pekín y Taipéi se deterioraron notablemente desde el ascenso al poder de la presidenta taiwanesa Tsai Ing-wen en 2016 que, como su sucesor Lai, es una firme defensora del modelo democrático de la isla.

Pekín incrementó la presión militar, diplomática y económica sobre esta isla de 23 millones de habitantes que, aunque apenas goza de reconocimiento internacional, cuenta con un gobierno, un ejército y una moneda propia.

En agosto, China lanzó ejercicios militares en respuesta a una escala del entonces vicepresidente Lai en Estados Unidos en medio de un viaje a Paraguay.

Soldados reunidos frente a la bandera nacional de Taiwán en Taoyuan, norte de Taiwán, el jueves 23 de mayo de 2024.

Meses antes, en abril, las fuerzas armadas chinas simularon rodear la isla después de una reunión de Tsai en California con el entonces presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Kevin McCarthy.

En 2022, China llevó a cabo unos enormes ejercicios militares en la zona después de que la predecesora de McCarthy, Nancy Pelosi, visitara Taiwán.

Los acontecimientos en esta zona pueden tener importantes consecuencias económicas, puesto que un 70% de la producción de semiconductores en el mundo procede de Taiwán y más del 50% de los contenedores de mercancías cruzan el estrecho que separa esta isla de China continental.

Agencias AFP y Reuters